Consejos Natación Sincronizada: Competir bien y la psicología del deporte

¿Por qué a veces no compites como esperabas?

A veces ocurre y nos ha pasado a todos, justo cuando empiezas a tomarte en serio de verdad las cosas, entrenas más que nunca, llega la competición y justo parece que sale del revés. Todo mal. ¿Cómo puede ser que entrenando más de repente quede peor? ¿Por qué no puedo competir bien?

Siempre puede ser que el tipo de entrenamiento no sea el adecuado y que las energías hayan ido en una dirección equivocada. Pero generalmente si uno le pone más empeño en mejorar tiene que ser así  y lo más probable es que el problema sea un tema de presión psicológica.

Hay dos maneras de recibir presión: impuesta desde fuera o creada por uno mismo. A veces sentimos que debemos hacerlo bien por otras personas. Nuestros padres, nuestras entrenadoras o nuestras compañeras. Sentimos que si no nadamos bien, les decepcionaremos porque de alguna manera nos han hecho entender que si no tenemos el resultado esperado, no estarán satisfechos. Este tipo de presión es provocada por personas ajenas, pero importantes para uno mismo y por lo tanto comunicarse sobre este tema hará que los nervios disminuyan muchísimo.

Hay que tener claro que no hay que competir bien por nadie si no por uno mismo y que a la única persona a la que hay que hacer sentir orgullosa es a ti mismo. Los demás no te dejarán de querer porque lo hagas mejor o peor y si lo hacen es porque no son la clase de personas en las que debes confiar tu amistad. Así que si sientes presión de la familia habla con ellos y expón el problema. Pregunta qué sucede si no quedas bien y seguramente te dirán que te van a querer igual. ¡Ya verás! Por la entrenadora tampoco hay que competir, y menos si es por miedo a un enfado. La entrenadora sabe que uno no compite mal por placer. Su labor es enseñarte a competir y si no a buscar a un profesional que pueda hacerlo.

Alguien que no suele competir bien debe saber que hay que trabajar mucho este aspecto. Tanto como trabajas una vertical o una figura obligatoria. Y las entrenadoras también deben dar herramientas para ello (dar charlas, hacer simulacros, controlar el propio estado de nervios en la competición,…) Porque es un punto muy importante del entrenamiento. De hecho es de los más importantes, porque si no competimos bien ni lo disfrutamos, ¿para qué lo hacemos?

En el próximo capítulo sobre psicología deportiva hablaremos sobre la presión que se provoca uno mismo. ¡Recuerda que una de la claves para competir mejor no es evitar los nervios, si no aceptarlos! Te recordamos que en Synkrolovers puedes encontrar material especializado en nuestra tienda de natación sincronizada.

Comparte este artículo

0 comentarios

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Síguenos
Varita Mágica

¿tienes un problema y no sabes cómo solucionarlo? ¡Cuéntanos todas tus preocupaciones!

Varita Mágica

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *