Experiencia de una entrenadora :El día de la competición

El día de la competición

En el artículo de hoy hablaré de uno de los momentos más importantes de la sincro…el de la competición. El momento en que la entrenadora de natación artística empieza a enseñarte los primeros brazos en seco de la coreografía, es emocionante. Tienes X tiempo con tu equipo para llevar un ejercicio a la perfección, con sus figuras y acrobacias bien sincronizadas. Aunque podemos admitir que en ese instante, no eres consciente del esfuerzo que supondrá. La emoción por todo lo nuevo es evidente. Canción nueva, bañador nuevo, nuevas acrobacias y figuras…

Lo que no supondrá algo nuevo es el cansancio que llegará a tener el equipo 1 semana antes de la competición. La entrenadora de natación artística se convierte en un sargento y faltar a un entrenamiento es motivo de guerra. No es algo personal, pero la falta de un componente, se traduce a la desestabilización de todo un conjunto. A pocos días del evento no se pueden permitir fallos de este tipo. En el caso del nivel escolar, se realizan 2 entrenos por semana, a veces 3.  A pocos días de la competición, pasamos casi a ser equipo olímpico.

Hasta que llega el día de la competición. Puede que por la mañana se entrene, para repasar los últimos detalles, y no falla que todo salga mal. Ninguna acrobacia se realiza a la perfección, nadie va al mismo tiempo en las figuras, se olvidan trozos del ejercicio… todo normal. En pocas horas nuestras madres, compañeras o entrenadoras estarán calentado la cola de pez. El ungüento más odiado por toda nadadora, principalmente por el olor y por su viscosidad. No hay chica que no acabe con cola de pez por la espalda o orejas. Problema que ahora vosotr@s podéis solucionar gracias a la Synkro® Gela, que ya está preparada para usar y tiene buen olor.

Una vez pasada la fase de moños y maquillaje, entra el turno de la competición. Cuando todo el equipo ha llegado o como siempre, falta 1 o 2 que están en un atasco, entramos en la piscina con ilusión. Repasamos los bañadores de nuestras contrincantes y vemos sus secos para averiguar como será su ejercicio. En el momento que por megafonía oímos como se permite a las nadadoras calentar en el agua, parece la 2n Guerra Mundial. Y todas las que lean esto, lo entenderán. Es vital nadar en 2 minutos y aprovechar todo el tiempo restante en practicas las torres, saltos y alguna que otra figura. También es importante situarnos. Cada piscina es un mundo y tenemos que tener clara hacia donde va la coreografía. Hasta que se acaba el tiempo. Entonces empiezan, a veces, las malas caras porque no se ha practicado todo lo que se quería.

Van pasando los ejercicios y las puntaciones, y ves de todo. Fallos de último momento, reflejados en las expresiones de las entrenadoras, que sufren como las que más. Hasta que es vuestro turno. La ayudante de cámara os llama y pregunta vuestros nombres para comprobar que está todo el equipo. En el preciso instante que se nos da paso a hacer la entrada te recorren mil pensamientos. “¿Cómo era la entrada?”, “¿En qué número salto a la piscina?” “No me acuerdo de la última figura”… No creo que sea la única que cuando esta haciendo finalmente el ejercicio, no piensa en nada. Finalmente, cuando se termina la música una sensación de felicidad te invade al saber que ya no tendrás que sufrir más por los nervios.

Sinceramente, nunca me he preocupado por subir a pódium o no. Lo más importante es sentirte satisfecho con tu trabajo y los que has realizado en el momento de ser puntuada. La recompensa es siempre contigo misma y con tu equipo. Ganar o perder es otra cosa aparte.

Comparte este artículo

0 comentarios

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Síguenos
Varita Mágica

¿tienes un problema y no sabes cómo solucionarlo? ¡Cuéntanos todas tus preocupaciones!

Varita Mágica

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *